Alcalde Sabat atropelló a perrita Chow Chow que luego sacrificaron y la...

Alcalde Sabat atropelló a perrita Chow Chow que luego sacrificaron y la enviaron al vertedero

1556
0
Compartir

El martes 10 de septiembre cerca del mediodía, Brunilda Villalobos junto a su hija Yanina Sánchez, se entrevistaron con Semanario Futuro, para contar el triste desenlace de su mascota, una perrita Chow Chow que fue atropellada por el Alcalde Sabat, el día domingo 8 de septiembre, en la calle Progreso, con Venecia, sector norte de la comuna de Villa Alemana.

Es Yanina Sánchez quien explica lo ocurrido “mi perrita se me escapó el sábado 7, a las 9 horas, cuando saqué el auto para ir a comprar el pan, ella era una Chow Chow, de color café; al regresar la busqué y nadie sabía nada, regresé a la casa y posteriormente mi mama me dijo: desapareció la “Nacha”, no ha llegado. Por la tarde la buscamos y nada. Al día siguiente mi madre venía llegando de Quillota, me preguntó si había regresado la Nacha, le contesté que no sabía nada, ella dejó sus cosas y me dijo voy a salir a buscarla” interviene la madre señalando “me sentía muy mal, apenada, ella era parte de la familia y nunca se había ausentado tanto, pensé en entregar una recompensa a quien la encontraba, pensé que la tenían en alguna casa, porque era muy linda, estaba muy bien cuidada; me fui a la almacén de la esquina y le conté al dueño lo triste que estaba “mi Nacha se perdió y no puedo encontrarla…” y me contestó “¡Haaa! pero si ayer la atropelló el Alcalde, pero yo no sé mucho, la que sabe es la señora de la esquina”. Me dirigí hasta donde mi vecina y ella me contó que efectivamente el Alcalde la había atropellado, pero que se veía bien, me dijo que la perra cruzó y se arrastró hasta la esquina con sus manitos, y allí se quedó quieta y no se quejaba, hasta le dio agua; también me dijo que mi Nacha, lo único que tenía era algo en la cadera y que se la llevaron a la clínica, no recordaba qué clínica; señaló que el Alcalde llamó por teléfono y vino una camioneta y se la llevaron, ella hasta pasó un mantel y el Alcalde le dijo que se lo iba a devolver nuevo…y nunca llegó”.

“se le practicó la eutanasia y la fueron a dejar al vertedero en una fosa”

Continúa el relato Yanina Sánchez “mi hija llamó al Alcalde y él le contestó que efectivamente había atropellado a un perro, porque era un perro callejero y que no tenía que estar en la calle, que la habían llevado a la clínica y que nada se pudo hacer, que se le practicó la eutanasia, y se fue a dejar al vertedero en una fosa… eso le dijo a la muchacha, la verdad es que no le importó nada” señala molesta.

Acostumbrado a correr

Agobiada continua “diariamente lo vemos pasar a toda velocidad, le calculamos a 80 por hora, y nuestra calle esta señalizada claramente circular a 40 por hora, pero él no respeta nada.

Al decirnos el alcalde que nuestra mascota estaba muerta, que si queríamos retirarla, a las 16.30 horas iba a estar esperándonos un funcionario municipal, un tal “Henri”, nosotros llegamos antes y el guardia del vertedero no sabía nada; posteriormente llegó el funcionario y entró solo, después ingresamos nosotros y allí estaba en una fosa nuestra perra, tirada en el hoyo…comenzó una discusión, y el se defendió diciendo que era mandado por el Alcalde, que era un trabajador más… sacamos a la Nacha de la fosa, sacamos fotos de todo, y la llevamos a casa, fue para nosotros algo terrible, lloramos juntos y nada podíamos hacer porque queríamos explicaciones del veterinario, pero era domingo así que esperamos hasta el lunes.

Cuando necesita los votos va de casa en casa…

Brunilda Villalobos continua “Mi esposo habló con el Alcalde y lo invitó a la casa, porque él le había dicho a mi hija que nuestra mascota era de la calle, por eso se molestó. Lo esperamos hasta tarde que viniera, y nos dijera en la cara que nuestra Nacha era una perra callejera, él es vecino nuestro ¡nunca llegó! sólo aparece para pedir los votos, va de casa en casa, implorando que le demos el voto, y ahora no fue capaz de dar la cara” afirma molesta.
Queremos justicia
Muy molesta la hija hace hincapié “no queremos plata, que se haga justicia, porque no se puede aplicar la eutanasia sin hacer exámenes previos, entonces cabe preguntarse ¿el Alcalde dio la orden para que se matara nuestra mascota?.
Hablamos el domingo en la noche con un médico que vive en la esquina donde ocurrió el atropello, y nos dijo que llegaba justo en el momento que había ocurrido el accidente y vio cuando el Alcalde se estaba arrancando, y este joven le dijo “pare, pare, usted tiene que ver lo que hizo”, de lo contrario Sabat se habría ido.

El veterinario afirma que Nacha venía mal y estaba toda reventada

El día lunes nos dirigimos a la Clínica Farmavet, que está ubicada en la calle Santiago; teníamos rabia y mucha impotencia, le explicamos que éramos los dueños de la perrita que había atropellado el Alcalde, nos hicieron esperar como 20 minutos, y de ahí nos hicieron pasar y nos dijo “su perra venía mal, mal, mal, muriéndose” y le preguntamos ¿ cómo? si lo vecinos dicen que la perra no estaba mal, estaba semi parada mirando; y contestó molesto “yo soy el médico aquí, su perra venía toda reventada, con su columna quebrada”, y me dijo que me iba a dar un certificado de las causas del por qué se le practicó la eutanasia, así que lo tenemos que ir a retirar” manifiesta.

Al accidente anterior se une otro hecho en que se vio involucrado el alcalde Sabat como conductor. El día 3 de septiembre del año en curso el alcalde José Sabat conducía el vehículo fiscal Station Wagon, marca Ford, modelo Edge, de color azul, patente BZ KZ 38, en dirección a la ciudad de Santiago, por la ruta Lo Orozco, y al llegar al cruce Los Perales; según su explicación, en el lugar se encontraba una camioneta estacionada de la cual no recuerda características, la que habría reiniciado sorpresivamente la marcha, por lo cual Sabat realizó una maniobra para prevenir la colisión chocando con un desnivel existente en el lugar por los trabajos de repavimentación de la vía, resultando dañado el tren delantero y trasero de consideración, siendo ingresado el vehículo al taller de la empresa Siglo XXI, en Viña del Mar.

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO