Vecinos cansados de los robos les dieron feroz paliza a dos sospechosos

Vecinos cansados de los robos les dieron feroz paliza a dos sospechosos

776
0
Compartir

Al menos siete robos en un mismo sector en pocos días, generó una reacción violenta de los vecinos que consideraron que debían defenderse ellos mismos de los delitos con sus propios recursos, y fue así que cuando sorprendieron a dos individuos robando, los siguieron hasta alcanzarlos y en grupo les dieron una paliza que gracias a la intervención de Carabineros no terminó en tragedia.

Los vecinos ya habían llamado a Semanario Futuro para denunciar la situación que les aquejaba, se trata de un lugar que llamó la atención nacional de la Prensa por la reacción de un vecino, que puso un letrero dirigido a los ladrones, a los que advertía que los estaba esperando para matarlos. Esta vez, en menos de dos semanas llevaban siete robos a sus propiedades, por lo que deseaban denunciar esa situación públicamente, pero el martes 2 de septiembre la cosa derivó en una reacción inesperada.

Eran las 16 horas cuando en las parcelas del sector aledaño al Troncal Sur, específicamente en calle Los Quillayes, el dueño de una de las propiedades que trabajaba en su terreno escuchó a un testigo que gritaba que en su casa estaban robando en ese momento; ante ello acudió rápidamente al lugar y vio dos sujetos que portaban dos TV a color en las manos, por lo que tomó un palo y comenzó a seguirlos, estos al verse sorprendidos arrojaron los aparatos y siguieron la huida por diferentes predios del sector, hasta que llegó Carabineros que los detuvo con dos bolsas en sus manos con especies de su propiedad.

En tanto, Carabineros alertados del delito concurrieron al lugar, y vieron cuando los sospechosos huían por el interior de unas parcelas seguidos por un grupo de vecinos, por lo que realizaron un operativo para cercar el sector, dándoles alcance en la calle Bernardo Leighton con el pasaje Chile Nuevo. Justo en ese momento llegaba el grupo que los seguía con palos y objetos contundentes, quienes procedieron a golpear a los sospechosos en diferentes partes del cuerpo, por lo que los policías tuvieron que interponerse para resguardar la integridad de los detenidos.

Se trataba de A.D.M.P. un hombre de 31 años de edad, domiciliado en la calle Tarragona, en Villa Alemana; el otro detenido era un adolescente de 16 años de edad, domiciliado en esta ciudad. Los detenidos fueron conducidos al Hospital de Peñablanca a constatar lesiones donde el médico de turno diagnosticó a M.P.

“Policontuso, múltiples eritemas y contusiones a nivel de cara y cráneo, herida retro auricular”; en tanto al adolescente le diagnosticaron “Policontuso, múltiples contusiones y eritemas en región facial y cráneo, erosiones y laceraciones dorsales”.

Los testigos señalaron que los sospechosos ingresaron a la casa del afectado, a través de una ventana que desprendieron de su base, y desde el interior sacaron los televisores y dos bolsas conteniendo un reloj de metal marca Quartz, un Tablet marca AOC, una plancha de pelo, 4 pares de zapatos, 7 perfumes de diferentes marcas, una chaqueta Everlast color blanco, un encrespador de pelo, un celular marca Nokia, y una casaca de cuero negro; todo ello avaluado en la suma de $450.000.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Fiscalía local, que determinó que debían pasar a control de la detención en el Tribunal de Garantías de esta ciudad.

Una experiencia traumatizante

Uno de los afectados que vive en el lugar contó su experiencia “hace dos domingos atrás, a mi casa entraron seis tipos armados, nosotros estábamos durmiendo en el segundo piso y sentimos bulla en la planta baja, por lo que me levanté a ver qué era y al abrir la puerta, por la escala venía subiendo un desconocido el que al verme disparó, me encerré en el dormitorio y comencé a meter bulla mientras gritaba ¡pásame la escopeta!; los escuché cuando dijeron “se despertaron, vámonos”. Salí tras ellos y uno me disparó dos tiros, uno de los cuales dio en un sartén en la cocina. Afuera los esperaba una camioneta en la que huyeron. Fue traumatizante para mi familia, ahora vivimos atemorizados” señala.

Calle sin iluminación

En tanto, otro de los vecinos agrega “este problema se acrecienta porque aquí las calles no están iluminadas, hemos pedido se pongan postes, porque esto es una caletera junto al Troncal Sur, vinieron de Chilquinta a poner las bases, dejaron los cimientos hechos, con los tubos para la instalación subterránea, con los pernos puestos y luego se fueron. Hemos insistido en la Municipalidad y en la concesionaria, pero se tiran la pelota unos a otros y nadie hace nada. Ya van cerca de siete robos en dos semanas a casas del lugar, y por suerte esta semana pillaron a esos dos. En los otros casos, robaron, dejan un vehículo esperándolos en el Troncal Sur, rompen la reja y por allí pasan y cargan las cosas huyendo fácilmente; no sabemos qué hacer” señala molesto.

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO